logo pagina principal

Historia del Raso

Vista panorámica
El Raso nace como núcleo urbano en 1934, año en que se pone la primera piedra de las escuelas, si bien antes ya existía una importante población diseminada por el monte, la mayoría de ellos cabreros provenientes de Guisando, del Arenal y de otros lugares de la falda sur de la Sierra de Gredos, al este de Candeleda,  que se vieron obligados a emigrar debido a que la plantación de extensos pinares en su lugares de origen hacía imposible continuar con las actividades  que hasta entonces venían realizando.

Alrededor de la nueva escuela fueron surgiendo nuevas edificaciones que con el paso de tiempo han conformado el actual núcleo poblacional, es decir, El Raso tal y como ahora lo conocemos.

El Raso actual, debido al dinamismo de sus vecinos y a su capacidad emprendedora, es en la actualidad un lugar con una gran capacidad de desarrollo. Situado cerca del Castro Celta de El Freillo, de las Pinturas Rupestres de Peña Escrita, o de la Majada de Braguilla Cimera, es en la actualidad el polo de atracción más importante de Candeleda en todo lo que tiene que ver con la oferta turística relacionada con la prehistoria, la arqueología o la etnografía relacionada con la actividad pastoril.

2Además su privilegiada situación, próxima a la Garganta de Tejea y a la de Alardos, la convierten también en un lugar ideal para refrescarse en sus aguas cristalinas en la época estival, sobre todo después de haber transitado por algunas de la rutas de senderismo que cruzan su territorio, como por  ejemplo la denominada “De Vetones y Pastores”, que partiendo de la localidad nos permite visitar las pinturas rupestres y la majada ya citadas, así como el Castro Celta.

En el casco urbano podremos visitar la Iglesia Parroquial –en cuya construcción participaron activamente los vecinos– y muy cerca de la población la primera escuela que existió en el entorno antes de que El Raso surgiera como núcleo urbano. Dicha escuela data de 1898 y en ella dio clase Quiterio Blázquez, un maestro autodidacta al que en agradecimiento sus vecinos pusieron su nombre a la calle principal de la localidad.

3

Si visitamos El Raso a principio de primavera podremos degustar y adquirir sus deliciosas cerezas recién cogidas. El día 25 de julio El Raso celebra su fiesta mayor en honor de Santiago Apóstol. Durante varios días se celebran diversas actividades culturales y festivas entre las que destacan las tradicionales capeas alrededor de la fuente de una de sus plazas. El Raso ha pasado de ser en 1934 un núcleo de población aislado en el monte, a ser en la actualidad una localidad dinámica, emprendedora y con una importante oferta cultural, histórica, turística y gastronómica.

 

 

Un lugar para disfrutar de los sentidos, de todos ellos.

 

Plaza de la Paz

Plaza de la Paz, El Raso.